La planta hotelera andaluza se renueva: del «check-in» automático al conserje virtual

La planta hotelera andaluza se renueva: del «check-in» automático al conserje virtual

El sector ha afrontado una inversión superior a los 500 millones de euros en mejorar los establecimientos hoteleros para que sean más competitivos con respecto a otros destinos turísticos.

La planta hotelera andaluza está «renovada». «Es de las más modernas que hay en el Mediterráneo», explica Miguel Sánchez, delegado de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía, que en la última reunión sectorial pudo comprobar como los hoteleros de toda la región están afrontando inversiones en sus establecimientos para hacerlos más atractivos y adaptarse a los últimos adelantos tecnológicos, que les permitan fidelizar una clientela a la que llegan cantos de sirena de países que están saliendo de sus crisis. La estimación de CEA en los dos últimos años es que el sector ha afrontado una inversión superior a los 500 millones de euros en mejorar la planta hotelera andaluza en los dos últimos años.

Por un lado, se está llevando a cabo una renovación de los hoteles antiguos. Es una adaptación a los nuevos tiempos. «En la Costa del Sol hay algunos a los que se les están haciendo reformas integrales», remarca Miguel Sánchez, que apunta que el 95 por ciento de los establecimientos andaluces han sufrido alguna reforma para mejorar su oferta. En estas actualizaciones, está la adaptación a la digitalización. Con datos similares a las reformas. Según la CEA más del 96 por ciento de los hoteles andaluces han incorporado las nuevas tecnologías a su gestión y a su oferta.

Todo por mantener las cifras de pernoctaciones del año pasado, que las estimaciones de la CEA revisan a la baja. Se esperaba que en 2018 la ocupación hotelera andaluza esté un 3 por ciento por debajo del año pasado. Sin embargo, al final de la campaña, la Consejería de Turismo vuelve a ser optimista sobre la posibilidad de otro año récord. Esto pese a que las cifras de visitas esperadas volverán a estar en los 26 millones de visitantes, según la Confederación de Empresario de Andalucía. Sin embargo, las cifras «van a ser buenas», pero los expertos explican que el mercado nacional «se está retrasando». Por otro lado, el alemán y el británico están en descenso. La bajada de extranjeros es una de las causas apuntadas por la CEA para este leve declive. «Esperamos que las reservas de última hora puedan cambiar estas previsiones», desea Sánchez.

Precios «agresivos»
La culpa de estas cifras la tenían dos causas principalmente. Por un lado, la mejoría que han experimentado los destinos que son competencia en el Mediterráneo. «Han despertado y tienen precios muy agresivos. El destino más fuerte es Turquía», señala Miguel Sánchez, quien asegura que la mejor manera de que las cifras suban es una actualización de los servicios, tener más calidad y personal bien cualificado para que mejore la satisfacción de los clientes que llegan a Andalucía. Los empresarios piden campañas agregando a todos los segmentos turísticos y una gran inversión en marketing para poder vender el destino de una forma más eficaz.

El turismo es «muy movible». Según la Confederación de Empresarios de Andalucía, no se puede competir con zonas como Túnez, Portugal, Grecia y, sobre todo Turquía, con lugares nuevos y una variedad de producto muy amplia. «Para las familias, la diferencia de precios es determinante. Estos lugares están entre un 32 y un 35 por ciento por debajo de Andalucía», sentencia Miguel Sánchez, que para superar estas complicaciones prescribe el apoyo de todas las administraciones, desde los ayuntamientos a la Junta de Andalucía y al Gobierno de España. «Ornamentación y señalización de las ciudades, que los visitantes puedan moverse. El modelo ha cambiado. Ahora quieren viajar y moverse en busca de productos autóctonos, que hay que poner en valor», asevera el delegado de la Confederación de Empresarios.

Competencia «desleal»
El otro problema son los pisos turísticos. En la comunidad hay un total de 400.000 plazas regladas para pernoctar, entre hoteles y alojamientos turísticos normalizados. A esto se une un volumen estimado de alojamientos no reglados, que conllevan una competencia que los empresarios llegan a tachar de «desleal». Según los datos de la CEA, los pisos turísticos pueden estar por encima de los 150.000. «Realmente la cifra es incalculable. No podemos saber cuántas viviendas se están alquilando con fines turísticos», apuntó Sánchez.

Los empresarios exigen controles a la administración. Algunos, como Rincón de la Victoria han prohibido el uso turístico de las viviendas, pero CEA quiere ir más allá con una regulación autonómica y con controles desde el ministerio de Hacienda para los propietarios, que acabe con la economía sumergida que fomenta este tipo de negocios a la sombra. La confederación quiere que estas viviendas se adecuen a las exigencias normativas que tienen los hoteles para acoger huéspedes.

«No podemos cargarnos la comodidad de los ciudadanos, sólo pedimos que se exijan cosas como la autorización de la comunidad para permitir la explotación turística de una de las viviendas y, que esta, se haga bajo unas reglas», sentencia Miguel Sánchez, que pide para los pisos turísticos que proliferan por toda Andalucía las mismas exigencias de seguridad y sanidad que se hace con los alojamientos reglados.

Se suben al carro de la innovación
No es sólo tener una eficiente red wifi para tus clientes y, a poder ser, gratuita. Tampoco incorporar canales de televisión de los países que más peso tienen en el

registro de entradas, ni siquiera tener los mejores aparatos de última generación. La planta hotelera de Andalucía se ha lanzado a la digitalización. Los datos de la CEA apuntan a que el 96 por ciento de los establecimientos ya incorporan avances tecnológicos en sus servicios y gestión. El «boom» alumbra empresas como «Ronda Mountain Think Tank», una de las «startup» pioneras para el desarrollo de este tipo de conceptos de negocio. Bajo la batuta de Ignacio Pérez Flores y Jacobo Cestino de La Zagaleta proponen opciones de innovación aplicadas al turismo.

Es solo uno de los ejemplos de negocio, que acaba repercutiendo en aplicaciones para que el cliente haga el «chek-in» y el «chek-out» de forma rápida en el hotel sólo con su móvil. Otra de las opciones es desterrar el teléfono de la habitación. Sólo con una tablet se pueden hacer todos los pedidos que se requieran. Eso en los casos en los que la aplicación del propio hotel no incorpora este tipo opciones en el móvil.

El conserje virtual, que ya incorpora Novotel, es otro modelo. Pantallas táctiles en las zonas comunes a las que se les puede hacer los mismos encargos que al personal de la recepción. En la gestión, las facturas llegan por correo electrónico y las comunicaciones se hacen por mensaje. Desarrollar paredes fotosensibles o construir con materiales reciclables. Sensorizar espacios para detectar la presencia de personas a la hora de activar la iluminación o, simplemente, dar sentido al uso de los perfiles de las redes sociales.

Fuente: ABC

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *